Buscador de recetas tiempodecoccion

Tomate frito casero




La salsa de tomate frito hecha en casa tiene dos grandes ventajas sobre la que puedas comprar en la tienda: Es más sana, contiene muchas menos  cantidad de azúcares y, por supuesto, tiene un sabor exquisito, que es inigualable por cualquier salsa que compres preparada en el mercado. Así que no hay excusa para preparar una salsa de tomate frito casero.

Si vas a utilizar tomates enteros, es mejor escoger los que estén mas maduros, ya que la salsa tendrá mejor sabor, y sacarles la piel. Otra opción es comprar directamente tomate triturado. Te contamos a continuación la forma de prepararla y el tiempo de cocción del tomate frito casero.

Preparación y tiempo de cocción del tomate frito casero


Ingredientes tomate frito casero

Tomate triturado o tomates enteros maduros (aproximadamente, 2 kilogramos), un pimiento, una cebolla, un chorro de aceite de oliva, un par de dientes de ajo y sal, pimienta, azúcar y pimentón dulce al gusto.


La preparación del tomate frito casero comienza colocando en una olla a fuego lento, un poco de aceite de oliva al que añadiremos la cebolla, el pimiento y el ajo todos bien picados, y dejaremos que se pochen durante unos diez o quince minutos, hasta que la cebolla alcance un tono transparente.

En ese momento, ya podemos añadir el tomate triturado. Si optamos por tomates enteros maduros, deberemos haberles quitado la piel y picarlos. Una vez añadidos, aplicaremos un tiempo de cocción al tomate de unos 20 minutos a fuego lento para que se vayan deshaciendo y soltando jugo. Este tiempo de cocción extra de 20 minutos no será necesario en el caso de optar por utilizar tomate triturado. Después se añade una cucharadita de pimentón, otra de azúcar, sólo el necesario para que ayude a quitar el toque ácido del tomate y un poco de pimienta al gusto.




Desde este momento, ya podemos tapar la olla y aplicar un tiempo de cocción a la salsa de tomate frito de una hora aproximadamente, a fuego suave y removiendo de vez en cuando, tras el cual comprobamos el punto de sal y apagamos el fuego. Cuando haya enfriado un poco, podemos darle una pasada con la batidora para deshacer los trocitos que nos puedan quedar de las verduras y que nos quede más suave, y ya estará lista para acompañar cualquier plato.