La leche de vaca cruda

La venta de leche de vaca cruda, recién ordeñada, es una actividad que, por motivos sanitarios, había sido prohibida en España durante bastantes años. Sin embargo la actual tecnificación de las nuevas granjas productoras de leche, ha impulsado que algunos gobiernos regionales permitan la venta directa de leche cruda de vaca por parte de estas explotaciones.

Antes de consumir la leche cruda de vaca, es necesario hervirla. Al hervir la leche de vaca, se elimina cualquier posible bacteria que pueda pasar desde la vaca hasta nuestro intestino, reduciendo así el riesgo de una posible intoxicación alimentaria.

Cuanto tiempo debe hervir la leche de vaca recién ordeñada

Para hervir la leche de vaca recién ordeñada, debes colocar la leche en una olla, ponerla al fuego, y esperar hasta que comience a entrar en ebullición. En ese momento la leche comienza a subir rápidamente de volumen, por lo que, para evitar que se te vaya por fuera de la olla, debes reducir la intensidad del fuego.

Durante el proceso industrial de la pausterización de la leche, se garantiza que ésta alcanza de forma muy rápida una temperatura de unos 80 grados, durante 17 segundos. Si quieres evitar riesgos de intoxicación con la leche de vaca que vas a hervir tú en casa, es necesario hervirla leche de vaca durante un tiempo igual o superior al que se emplea para pasteurizarla, es decir, desde que comienza a hervir, reduces la intensidad del fuego para evitar que se salda de la olla, pero con la intensidad suficiente para que se mantenga en ebullición durante durante un tiempo superior a los 17 segundos.

Cuanto dura la leche de vaca recién ordeñada

La leche de vaca hervida, y después de dejarla que se enfríe a temperatura ambiente, es necesario guardarla en el frigorífico a una temperatura inferior a los cuatro grados. La leche fresca hervida, no pasteurizada, aunque la guardes en el frigorífico, es recomendable consumirla en menos de 24 horas.