SATURDAY 08 MAY 2021

Pochar cebolla

La técnica culinaria de pochar la cebolla se utiliza como base para múltiples guisos, y consiste rehogarla a fuego lento y con poca cantidad aceite el tiempo suficiente para que ésta se vaya ablandando y cocinando lentamente en los propios jugos que va soltando.

Podemos pochar la cebolla de múltiples formas. Te contamos a continuación las más habituales y el tiempo de cocción aproximado de cada una de ellas.

El primer paso antes de pochar la cebolla, será cortarla según el tamaño requerido por la receta que tengas que preparar. Lo normal es cortarla bien en trocitos cuadrados pequeños, o bien en juliana.

Pochar cebolla en la sartén

Primero pones la sartén a fuego medio, y le añades un chorro de aceite de oliva, el suficiente para que cubre el fondo. Luego le añades la cebolla ya cortada, bajas la intensidad del fuego vas removiendo poco a poco, dejando que se vaya cocinando a fuego muy suave. A medida que va pasando el tiempo, verás que la cebolla se va ablandando y tomando un color ligeramente tostado. Si ves que se está quedando muy seca, puedes añadirle un poquito de agua. El tiempo de cocción para que te queda una buena cebolla pochada es de unos 30 minutos aproximadamente. Un poco antes de finalizar la cocción, añádele sal al gusto.

Pochar cebolla en microondas

Una vez cortada la cebolla, se introduce en un recipiente apto para cocinar en el microondas que tenga tapa. Se añade un chorro de aceite de oliva y se remueve bien para que todos los trozos de cebolla queden bien impregnados en el aceite.

Ponle la tapa al recipiente e introdúcelo en el microondas a temperatura media, durante un tiempo de cinco minutos. Pasados los cinco minutos, sacas el recipiente, y compruebas la cocción y lo remueves todo bien. Para que te quede la cebolla bien pochada, tendrás que volver a introducirla en el microondas cinco minutos más.

Se pueden congelar las acelgas en crudo?

Si vas a congelar acelgas, no es conveniente congelarlas crudas, ya que el proceso de congelación estropea las hojas de las acelgas si éstas están frescas cuando se meten en el congelador.

La mejor forma de congelar las acelgas es hacerlo después de haberles dado un escaldado o un hervor. Te contamos como congelar las acelgas para que te queden bien.

Como cocer las acelgas para congelar

Tal como hemos comentado, las acelgas deben ser hervidas antes de congelarlas. Para hacerlo bien, debes hacer lo siguiente:

En primer lugar, las acelgas deben estar bien lavadas y limpias de tierra y de hojas en mal estado. También es importante separar las hojas de los tallos ya que el tiempo de cocción que necesitan antes de congelarse es distinto y, además, se deben congelar por separado.

Mientras lavas las acelgas, puedes ir poniendo al fuego el cazo donde hervirás las acelgas, lleno de agua. Elige un cazo grande, para que las acelgas tengan suficiente espacio para quedar bien escaldadas. Por ejemplo, para escaldar un kilo de acelgas es necesario un cazo en el que quepan 3 o 4 litros de agua.

También debes tener preparado al lado de la olla un bol o recipiente con agua fría a la que le añades unos cubitos de hielo. Será necesaria para depositar en ella las acelgas recién escaldadas con el objetivo de cortar la cocción de forma muy rápida.

Tiempo de cocción de las acelgas para congelar

Como hemos comentado, las hojas de la acelga y los tallos se deben cocer por separado. En ambos casos, debes introducirlos cuando el agua del cazo está ya hirviendo.

En el caso de las hojas, el tiempo de cocción necesario para escaldarlas para congelar, es de un minuto, contado desde que, tras introducirlas en el cazo, el agua ha vuelto a entrar en ebullición. Por su parte, los tallos de la acelga necesitarán unos tres minutos de cocción desde que el agua ha vuelto a entrar en ebullición.

Una vez finalizado el tiempo de cocción señalado, se sacan de la olla y, tras escurrirlas un poco, se introducen en el bol de agua fría con hielo, para cortar el proceso de cocción. Para ello, es suficiente con que estén en el agua fría dos o tres minutos.

Como preparar las acelgas para congelar

Una vez que ya se han enfriado en el agua con hielo, es muy importante extraerles bien el agua. Las hojas de acelga, una vez ya escaldadas y frías, deben estar lo más secas posible antes de meterlas en el congelador. Para ello puedes envolverlas en papel de cocina y apretarlas bien con las manos para que se les escurra bien el agua, y luego, una vez escurridas, colocarlas sobre otro papel de cocina que esté seco para que sigua absorbiendo el resto del agua.

Una vez secas, las distribuyes en raciones individuales y las puedes introducir en bolsas de congelación o en tuppers. Recuerda congelar las hojas y los tallos por separado.

Cocer el romanescu

El romanescu es una verdura muy nutritiva, de la misma familia que el brócoli y que la coliflor. Antes de proceder a la cocción del romanescu, se debe lavar previamente en agua fría. Un aspecto importante para conseguir una buena cocción del romanescu, es el de la conveniencia de cortarlo separando del tallo y los distintos ramilletes de romanescu, tratando de que sean todos de un tamaño similar. Así conseguiremos una cocción homogénea en todas ellas.

Te indicamos a continuación el tiempo de cocción del romanescu para las preparaciones más habituales. Es importante no pasarse de los tiempos recomendados, y controlar bien cuanto tiempo se hierve el romanescu, primero porque con un exceso de cocción se pierden propiedades nutritivas, y segundo porque si está demasiado cocido el romanescu pierde parte de su sabor.

Tiempo de cocción del romanescu hervido

El romanescu es una de las verduras con gran cantidad de nutrientes, a las que le sienta fenomenal un simple hervido con un chorro de aceite de oliva por encima. Como para todas las verduras, para hervirlo, se debe poner una olla normal con suficiente agua con sal al gusto, y darle fuego hasta que el agua entre en ebullición.

Una vez que el agua ha comenzado a hervir, se introducir el romanescu ya separado en ramas. El tiempo de cocción del romanescu es de unos diez minutos, contados desde que, tras introducir el romanescu en la olla, el agua vuelve a entrar en ebullición.

Tiempo de cocción del romanescu al vapor

Para cocer el romanescu al vapor debes utilizar una vaporera o bien una olla normal que disponga de un accesorio que te permita poner el romanescu en la parte superior, sin que le llegue a tocar el agua que estará hirviendo en la parte inferior, tal como señalamos en la sección de cocer verduras al vapor. El tiempo de cocción del romanescu al vapor se sitúa entre 15 y 20 minutos en función de la cantidad.

Tiempo de cocción del brócoli en olla rápida o express

Para cocer el romanescu en la olla express no es necesario agregarle mucha agua. Con cuatro o cinco cucharadas soperas en el fondo de la olla es suficiente para que genere el vapor en el que se cocinará.

El romanescu se cocina muy rápido en la olla express, así que, teniendo en cuenta que en una olla normal está listo tras 15 minutos de cocción, pues imagínate el tiempo de cocción del brócoli en una olla express. En seis o siete minutos dentro de la olla rápida, desde que comienza a salir el vapor, prácticamente está hecho, así que debes prestar atención para no que no se pase.

Patatas panaderas

Las patatas al estilo panaderas son una manera excelente de preparar guarniciones que pueden acompañar y dar un sabor delicioso a una gran variedad de platos, tanto de carnes como pescados, que se preparan a partir de rodajas de patatas cortadas.

Como cortar las patatas panaderas: El grosor de las patatas panaderas debe ser de medio centímetro aproximadamente, y al cortar las rodajas, debes procurar que queden todas de un grosor similar, así conseguiremos una cocción homogénea para todas ellas.

Se suelen acompañar de cebolla y pimientos, y se pueden preparar de diversas formas, las más habituales, patatas panaderas en el horno, en la sartén, en la cazuela, o incluso en el microondas. Veremos a continuación el tiempo de cocción de las patatas panaderas, para que queden perfectas, según el tipo de preparación.

Tiempo de cocción de las patatas panaderas en la sartén

La clave para freir unas patatas panaderas clásicas que queden excelente, es hacer un buen pochado con cebolla y pimientos, y  la temperatura de cocción del aceite. Antes de introducir las patatas panaderas en la sartén, se debe pochar en el propio a aceite donde las vamos a cocinar, y a fuego medio, la cebolla bien picada picada, junto con los pimientos cortados en tiras finas.




Una vez pochada la cebolla y los pimientos, se añaden las patatas panaderas a la sartén, cortadas en rodajas de medio centímetro de grosor aproximadamente. La clave para que queden bien es mantener el fuego medio bajo y removerlas de vez en cuando. El tiempo de cocción de las patatas panaderas en la sartén es de unos 20 minutos. Te confirmará están listas que quedan tiernas así como el tono dorado que van tomando. Una vez cocinadas, se escurre bien el aceite y ya están listas para comer.

Tiempo de cocción de las patatas panaderas al horno

Se cortan las patatas, con un grosor aproximado de medio centímetro, tal como hemos señalado en el primer punto, y se colocan en capas, en una bandeja para horno, mezcladas con cebolla cortada en tiras finas.

Para darle mayor sabor, preparamos un aliño con un ajo bien picado, cuatro o cinco cucharadas de aceite de oliva, pimienta y una pizca de sal y lo vertemos en la bandeja del horno, repartiéndolo bien sobre la mezcla de patatas panaderas y cebolla picada.

Antes de introducir la bandeja en el horno, éste debe estar precalentado a unos 160 grados, con calor tanto en la parte superior como en la inferior. Se tapa la bandeja con papel de aluminio y se introduce en el horno en la zona media. E Manteniendo la temperatura de 160 grados, deberás dejarles un tiempo de cocción en el horno de una hora, aproximadamente. Al cabo de ese tiempo, les debes sacar el papel de aluminio, añadirles un chorro de vino blanco, subir la temperatura del horno hasta los 180 grados y cocinarlas otros 15 o 20 minutos, hasta que veas que comienzan a ponerse doradas, momento en el que ya las puedes sacar del horno.

 

Patatas al vapor

Preparar las papas o patatas al vapor es probablemente la manera más saludable de cocinarlas y una de las más sabrosas de degustarlas ya que la cocción al vapor de las patatas les permite conservar todos sus nutrientes y disfrutar de su sabor original.

Como veremos a continuación, la cocción de patatas al vapor es muy sencilla de realizar, y se pueden preparar siguiendo distintos métodos, en función de los utensilios de cocina que tengas disponibles.

Antes de comenzar a cocinarlas, si son de pequeño tamaño, tienes la posibilidad de cocer las patatas al vapor enteras y sin pelar. En este caso, únicamente tendrás que lavarlas bien debajo del chorro del grifo para extraerle los posibles restos de tierra que puedan traer. Cocer al vapor patatas grandes no es aconsejable ya que prolongarías demasiado el tiempo de cocción y se complica bastante el conseguir una cocción homogénea tanto por la parte externa como en el interior. En este caso, conviene pelarlas previamente cortarlas en trozos o bien en rodajas, procurando que todos ellos tengan un tamaño similar.

Cocer las patatas al vapor en una olla normal

Simplemente tendrás que depositar agua en una olla, aproximadamente hasta la mitad (si dispones de ella, añádele también una hoja de laurel), y ponerla en el fuego. Mientras esperas a que el agua comienza a hervir, puedes ir depositando las patatas en una cesta vaporera que se adapte a la olla y la colocas en la olla, asegurándote de que el agua en ebullición no llegue a tocar la parte inferior de la cesta vaporera. En caso de que no dispongas de una cesta que se adapte bien a tu olla, puedes utilizar como alternativa un colador grande. Para que se cuezan bien las patatas al vapor, el colador debe permitir que la tapa de la olla cierre bien, para que no se escape demasiado vapor.

Desde que el agua ha comenzado a hervir y has colocado las patatas en la cesta y puesto la tapa, el tiempo de cocción de las patatas al vapor será de unos 20 minutos, tras los cuales ya puedes levantar la tapa y pinchándolas con la punta de un cuchillo, comprobar si ya están listas.

Patatas al vapor en microondas

Para preparar correctamente las patatas al vapor en el microondas es muy conveniente utilizar un estuche de vapor, Con otras opciones, como taparlas con un plato por encima o con un recipiente de plástico, estarás cociendo patatas en el microondas, pero no te quedarán igual, así que ya sabes, si quieres unas patatas al vapor en microondas bien hechas, usa un estuche de vapor.

El procedimiento es muy sencillo: colocar las patatas en el estuche de vapor, con un chorro de aceite de oliva y sal al gusto, cerrar bien el estuche y cocinarlas con el microondas a máxima potencia durante un tiempo aproximado de unos tres minutos. Transcurrido este tiempo, sacas el estuche del microondas y, lo abres con cuidado de no quemarte y compruebas con la punta de un cuchillo si están listas. En función de la potencia de tu microondas puede ser que necesiten un minuto más.

Patatas al vapor en Thermomix

Para preparar patatas al vapor en Thermomix, se colocan en la aroma una vez cortadas como hemos comentado, en trozos homogéneos, junto con un chorro de aceite de oliva. Se añade medio litro de agua al vaso de la Thermomix y se programan un tiempo de cocción de 25 minutos con temperatura varoma y velocidad 2. Cuando estén cocinadas, el puedes añadir por encima un poco de sal al gusto.

Pimientos asados

En el mercado puedes comprar multitud de variedades y marcas de pimientos asados en conserva, pero casi nunca alcanzarán el nivel de sabor que consigues cuando los preparas tú mismo en tu propia cocina. Una vez asados los pimientos, podemos preparar con ellos una estupenda ensalada o bien incorporarlas como ingrediente extra en cualquier plato e incluso conservarlos en un bote con aceite y un poco del agua de cocción que sueltan al cocinarlos, dentro del frigorífico, donde pueden aguantar en buen estado hasta 30 días.




Lo más habitual es preparar los pimientos asados en el horno, aunque también existen otras opciones de preparación que requieren menos tiempo de cocción, que también te contamos aquí. Antes de comenzar a cocinarlos, conviene lavarlos bajo el chorro del grifo y secarles bien los restos de agua, por ejemplo con un trozo de papel de cocina.

Preparación y tiempo de cocción de los pimientos asados en el horno.

Lavamos y secamos los pimientos enteros, los untamos bien con aceite de oliva y los colocamos en una fuente para el horno. Este tiempo se aprovecha para precalentar el horno a 200 grados, lo cual tardará unos 10 minutos, tras los cual introducimos la fuente en el horno y se reduce la temperatura hasta unos 180 grados. Desde ese momento, el tiempo de cocción de los pimientos asados en el horno será de unos 50 minutos, aunque hay que tener en cuenta que cuando hayan transcurrido unos 25 o 30 minutos, para que la cocción de los pimientos asados quede homogénea por ambos lados, debemos sacar un momento la fuente del horno para darle la vuelta y volverla a introducir para que terminen de cocinarse bien por el otro lado.

Una vez que los pimientos están asados, debemos sacarle la piel. Un truco que facilita esta tarea es tapar la fuente con un paño o con un pedazo de papel de aluminio durante un cuarto de hora para que se ablande la piel con la propia humedad que suelta el vapor que generan mientras se enfrían.

Tiempo de cocción de los pimientos asados en olla express

Preparar los pimientos asados en una olla express es una buena alternativa para ahorrar el tiempo en la cocción y también en la limpieza de la cocina. La preparación de los pimientos asados en la olla express comienza añadiendo un buen chorro de aceite con un poco de ajo y una hoja de laurel donde sofreiremos los pimientos enteros. Cuando estén dorados, se añade un chorro de vino blanco, se cierra la olla y se pone fuego medio. Desde ese momento, el tiempo de cocción de los pimientos asados en la olla express será de 10 minutos. Transcurrido este tiempo, se apaga el fuego, esperamos un poco para poder abrir la olla y los pimientos ya estarán listos. Para que sea más fácil sacarles la piel, puedes utilizar el truco que hemos comentado en el punto anterior.




 

 

 




Los más vendidos en Amazon…

Producto disponible en Amazon.es