Buscador de recetas tiempodecoccion




Cocer espinacas congeladas

La espinaca es una verdura muy nutritiva y muy versátil para ser incluida como ingrediente que puede complementar multitud de recetas. La espinaca se puede preparar de muchas maneras, siendo las más habituales, la espinaca congelada cocida o hervida, la espinada salteada o la crema de espinacas. Te contaremos el tiempo de cocción de la espinaca congelada más adecuado para cada tipo de preparación, para que queden ricas y conserven además la mayor parte de su valor nutritivo.

Tiempo de cocción de las espinacas congeladas

Las espinacas congeladas se deben cocer directamente sin ser descongeladas. Para cocer espinacas congeladas, se pone una olla con agua a hervir, se añade sal al gusto y en el momento en el que el agua alcanza la ebullición, se introducen las espinacas congeladas en la olla. El tiempo de cocción de las espinacas congeladas es de unos 9 minutos, contados desde que agua comienza de nuevo a hervir, transcurrido el cual, se sacan de la olla y se les escurre el agua.




Espinacas congeladas al vapor

Las espinacas congeladas al vapor se preparan también directamente, sin necesidad de ser descongeladas. Para su elaboración, se coloca un poco de agua en el fondo de una olla que disponga de cesta de cocción al vapor y se lleva el agua a ebullición. En el momento en el que el agua comienza a hervir, se colocan las espinacas congeladas en la cesta, procurando que no les toque el agua y se tapa la olla. El tiempo de cocción de las espinacas congeladas al vapor es de unos 9 minutos.

Cuanto tardan las espinacas congeladas en el microondas

Las espinacas congeladas también se pueden preparar en el microondas. Como en el resto de los casos, se introducen en un recipiente adecuado para cocer en el microondas, mejor si dispone de tapa, sin ser descongeladas.

Se pone la tapa al recipiente y se coloca el selector de potencia del microondas en el valor máximo. El tiempo de cocción de las espinacas congeladas en el microondas es de unos 8 minutos. A mitad de cocción, conviene removerlas un poco para homogeneizar la distribución de calor, y volverlas a introducir.